Reseña: Plop de Rafael Pinedo

  • Título: Plop
  • Autor: Rafael Pinedo
  • Nº de páginas: 160
  • Editorial: Salto de Página
  • Precio: 16,95 €
  • ISBN: 9788493563547

Hoy os quiero hablar de un libro que me leí hace un par de meses, y que me dejó bastante marcada por dos cosas: primero, porque es una historia cruda, sórdida y violenta que no deja indiferente; y segundo, porque su prosa es muy sencilla y visual. El libro en cuestión es “Plop”del argentino Rafael Pinedo; y tuve la suerte de conocerlo gracias a la “obligación” de leerlo para la clase de escritura creativa a la que estoy yendo, ya quese trata de un ejemplo perfecto del estilo actual y cada vez más usado y demandado, de escritura directa, clara y sin florituras.

Reseña: Plop de Rafael PinedoLo primero es lo primero, y en este caso, voy a empezar hablándoos de su autor. Rafael Pinedo falleció en 2006 con tan sólo 54 años debido a un cáncer, pero antes nos dejó, en el 2004, está magnífica novela corta, que podríamos encuadrar en el género de la distopía o de la ficción postapocalíptica –por la que recibió el Premio Casa de América de novela-, y sus dos secuelas; ya que Plop forma parte de una trilogía junto con Frío”–finalista del Premio Planeta-y con Subte”, novela que la cierra, y que terminó de escribir el mismo año en que murió.

Tras una serie de negociaciones por los derechos del libro, la viuda de Pinedo firmó con la editorial española Salto de Página, que publicó Plopen España en el 2007 con muy buenas ventas, y que posteriormente reedito en el 2011, año en que publicó Frío, para finalmente publicar Subte en el 2012.

Ya centrándonos en el primer libro de la trilogía, Plop se trata de una novela de apenas ciento y pico hojas, que escrita en tercera persona con un narrador cámara (narrador que como si de una cámara de cine se tratara, sigue a los personajes allá donde vanobservando sus gestos y reacciones, pero sin meterse en sus emociones dejando que el lector las interprete por sí mismo), nos cuenta la historia de una sociedad postapocalíptica totalmente deshumanizada y deprimente.

El título de la novela hace referencia a Plop, el protagonista del libro, que recibe este nombre debido a que “plop” es el ruido que hizo al caer en el barro cuando nació. A pesar de que lo qué vamos siguiendo son las andanzas de este personaje en este mundo distópico, según vas leyendo el libro, te das cuenta de que el verdadero protagonista de la novela es esa sociedad, ese mundo devastado en el que Plop, y otros personajes secundarios con los que interactúa, sobreviven como pueden.

Precisamente, ésa palabra, sobrevivir, lo resume todo. Como un personaje dice en la novela: “acá se sobrevive”. Es la base de esa sociedad en la que lo único importante es sobrevivir a cualquier precio, y en la que prima la utilidad por encima de todo. El ejemplo más claro de ésto en el libro, es el sexo, relevante a lo largo de la historia para ver hasta que punto nada se hace por hacer, y todo busca ese mismo fin. El sexo, en este caso, no se trata de placer, sino que se trata de una herramienta. Una herramienta de dominación y sometimiento, humillación, castigo, trueque… un arma tanto de ofensa como de defensa.

El libro tiene un estilo muy directo y actual, que mediante capítulos cortos, nos describe ese mundo nuevo como si fueran pequeñas escenas; y mediante el uso también de frases cortas, le imprime un ritmo ágil. Yendo al grano y sin irse por las ramas, nos muestra el ambiente y las situaciones que se dan, de una manera muy clara y muy gráfica. Como ejemplo, el inició del libro:

“Dicen que nació mientras llegaban a un nuevo Asentamiento.
Que su madre, la Cantora, lo parió caminando, atada al borde de un carro, medio colgada, medio arrastrada.
La caravana estaba formada por un par de carros tirados por los de la Brigada de Servicios Dos, un burro y un caballo.
Viejos y flacos.
Entre todos ellos iba la gente del Grupo.
En este entonces ya estaba establecido el sistema de brigadas. Inclusive las divisiones entre Uno y Dos. Y el tiempo ya se medía en solsticios, uno de verano, uno de invierno.
Esa era la forma de supervivencia que se había dado en el Grupo. En otros había formas sociales de todo tipo. Cada uno armaba la estructura que podía. Para sobrevivir”.

Esta forma de narrar, en la que destacan las palabras concretas, nos ayuda a ir viendo todo lo que leemos en nuestra mente, y a sentirnos dentro del libro, rodeados por la suciedad, la indigencia, la oscuridad y la violencia, que caracterizan ese mundo.

“Llueve. Siempre.
A veces muy poco, como agua que flotara. Otras, muchas, es una pared líquida que golpea la cabeza [].
Se camina sobre el barro, entre grandes pilas de hierros, escombros, plásticos, trapos podridos y latas oxidadas.

De tanto en tanto las nubes se abren un poco, y brillan pedazos de vidrio rotos, nunca más grandes que una uña [].

Entre las montañas de basura hay ratas. Insectos. Lo que más se encuentra son cucarachas. Desde las bebés hasta las grandes como la mano de un hombre. (…)

Entre las pilas de basura se encuentra de todo. La mayor parte es hierro y cemento. Pero hay mucha madera también. Y plástico. De todas formas. Y tela, casi siempre medio podrida.

Y aparatos. Que nadie sabe para qué son, o fueron.

El óxido cubre todo el metal. El hongo, la madera [].

El suelo siempre es plano. Debajo de la basura siempre es plano.

La Llanura, la llaman. El horizonte está apenas cortado por grandes pilas de escombros y basura”.

Además de ese ambiente, llano y sombrío, podemos ver también, una sociedad estratificada y primitiva, en la que manda la ley del más fuerte, y que está llena de ritos y tabúes.

“A veces los grupos se juntan. A veces gente de uno pasa a otro. A veces algún grupo mata a la mayor parte de los miembros de otro. E integra al resto [].

En algunos, como el de Plop, todos hablan mirando para abajo. Se ríen con la boca cerrada, gritan entre dientes. Nunca abren la boca”.

Así, por lo tanto, nos encontramos con un mundo y una sociedad desangelada, en la que la máxima es sobrevivir; y con un personaje principal que trata de escalar por esa pirámide social valiéndose de todo, y convirtiéndose en un antihéroe, que con cada paso que da se acerca más hacia la soledad del poder, debido a su dureza y crueldad.

En definitiva, y para no extenderme más, Plop se trata de una lectura fascinante y reveladora para los amantes de las novelas distópicas; y también para los que no lo son, que pueden encontrar en ella una buena obra para iniciarse en un género que engrandecieron novelas como las famosas “1984” de George Orwell, “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, y “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s