La creación de personajes

Tenía pensado escribir sobre cualquier otra cosa en el blog, pero como siempre se dice, la actualidad manda, así que os voy a ha hablar sombre mí “actualidad”; y ésta hoy, es sobre el cacao que tengo en la cabeza, que me ha tenido toda la tarde pensando en el relato que tengo que escribir esta semana para la clase de escritura creativa. El tema de la semana es “La creación de personajes”, algo cómo veis, absolutamente básico a la hora de escribir ya sea relatos o novelas, ya que generalmente cualquier obra gira en torno a uno o varios personajes.

Si hay algo que he aprendido en lo que llevo de curso, es que hay dos cosas básicas a la hora de sentarse a escribir: el argumento y el personaje/protagonista. Sí, no hay que ir a ningún curso para saber eso (XD), pero evidentemente, en clase tenemos que tratar y hacer hincapié en ello, aunque resulte evidente.

 

La creación de personajes
Dibujos sacados de un blog con mucho arte.

A la hora de hablar de personajes, éstos se pueden dividir en dos categorías: los personajes planos, aquellos que carecen de matices y se construyen con un único rasgo relevante, que los encasilla y nos lleva, por tanto, a utilizar clichés y estereotipos que hacen que el lector los reconozca inmediatamente; y los personajes redondos, que son aquellos que en vez de limitarse a un único rasgo, se construyen con una mayor profundidad y una caracterización más rica. Son personajes complejos formados por un conjunto de inquietudes, proyectos, particularidades físicas, recuerdos, miedos, deseos… en definitiva, personajes que no son estáticos, sino dinámicos, y que por lo tanto, evolucionan a lo largo del texto sufriendo una serie de obstáculos y consecuencias, que les cambian haciéndolos más realistas y creíbles.

Pues bien, crear un personaje (redondo) no es nada fácil, ya que hay que elegir muy bien sus rasgos y peculiaridades para que sea un personaje único, creíble, coherente y, sobre todo, “vivo”. Es fundamental dotar a los personajes de vida: qué piensen, deseen, sientan y actúen. Leyéndome la teoría del tema, más algunas cosas que he encontrado en una página genial -que os enlazaré al final-; me he encontrado con las preguntas fundamentales que hay que hacerse a la hora de construir nuestros personajes, o incluso a la hora de pensar o analizar si los personajes de un libro que nos hemos leído eran planos o redondos -o los de una película o serie, ya puestos-.

 

Hay dos preguntas principales: ¿de dónde viene el personaje? Y ¿adónde va?. Dentro de la primera nos encontraremos otras dos que nos van a ayudar a crear el presente de nuestro personaje y relacionarlo con su pasado; o mejor aún, a, en relación a su pasado, crear su presente. Éstas son:
  1. ¿Qué siente el personaje en este momento, en la situación presente? Esta pregunta nos facilitará su estado anímico actual.
  2. ¿Por qué siente eso? Ésta, en cambio, nos ayudará a explicar al personaje, darle solidez y aportar credibilidad a sus acciones.
En cuanto a la segunda pregunta, ¿adónde va?, nos ayudará a marcar la intención, el propósito del personaje que le impulsa a actuar para alcanzar su objetivo. Las preguntas dentro de esta pregunta, son las siguientes:
  1. ¿Qué quiere y/o necesita nuestro personaje?, ¿para qué?, ¿qué se juega o qué pierde si no satisface su deseo o necesidad? Está es la pregunta clave y principal de todas, ¿qué quiere nuestro personaje?
  2. ¿Qué obstáculos, personas, situaciones o complejos y autosabotajes se oponen?
  3. ¿Qué hace el personaje para superarlos?, ¿cómo?
Estas preguntas nos llevarán a proyectarlo hacia el futuro, a darle impulso y dinamizar el texto con acciones, contratiempos y respuestas a éstos, del personaje.
Personajes de los 80 de Serge Gay Jr
Personajes de los 80 de Serge Gay Jr. ¿les reconocéis?

Además hay otras tres cosas esenciales que he sacado de la web que os decía. Tenemos que tener claro qué cambios tanto internos como externos sufre el personaje a lo largo de la historia; cuáles son sus defectos y debilidades, y sus virtudes y fortalezas; y sobre todas las cosas, debemos saber cuál es su conflicto interno, es decir, la lucha y debate interno del personaje. Y es que, hay que tener en cuenta que en todo texto literario, tiene que haber un conflicto (ya sea más grande y complicado, o más pequeño y sencillo) y un cambio, para que éste goce de cierta tensión e interés.

Después de soltaros todo este rollo, sólo me queda deciros, que ahora que me estoy dedicando -más por hobby que por otra cosa-, a escribir ficción en vez de tanta crónica y artículo debido a mi profesión (¡no sabéis lo qué me cuesta hablar del periodismo como mí profesión, así, prácticamente, sin ejercerla!), me doy más cuenta que nunca del trabajo que lleva y lo dificilísimo que es escribir un libro de lo que sea, y lograr encima, que guste a los demás. Admiración eterna y absoluta para todos aquellos que lo hacen.

En fin, espero que después de leerme la teoría o recomendaciones por dos sitios distintos, hacerme unas fichas para tenerlo a mano, y haceros partícipes contándolo por aquí; se me encienda la lucecita y se me ocurra qué deseos y cualidades quiero darle a mí personaje.

 

Os dejo el enlace a la página web que os decía, en la que además de todas esas recomendaciones, se han currado unas fichas geniales para rellenar sobre nuestros personajes (como las que teníamos que hacer en el colegio después de leernos un libro para Literatura jejeje), y hasta unos enlaces externos con nombres masculinos y femeninos -otra cosa a tener muy en cuenta a la hora de crear personajes- y sus significados.
Anuncios

One thought on “La creación de personajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s